LA AGONÍA DE UN REVOLUCIONARIO



Hablar de Venezuela, es conjugar todo lo que puede vivir un país desde el mismo momento que pensó que vendrían tiempos mejores con una revolución, que nunca logró despegar, y una crisis que lo ha golpeado bajo una crisis económica y alimentaria, donde solo se percibe una lucha solitaria de quienes gobiernan un país, contra un pueblo que mantiene una lucha permanente para sobrevivir, ante lo que implica no perder la esperanza, bajo el manto oscuro del hambre que inunda la ciudad y el temor de vivir y morir juntos, ante la incertidumbre de la unidad de un país que nunca llega.
Representa la lucha inalcanzable de un revolucionario que bajo la agonía de la lucha paralela que mantiene entre sus ideales y el cáncer que poco a poco lo va consumiendo, solo deja un espacio para la reflexión ideológica entre lo que implica confrontarse entre el romanticismo revolucionario que lo acompaño desde muy joven y el mundo real que  se percibe, que solo refleja la desesperación de un pueblo para sobrevivir.







Nació en 1963, en una población petrolera del estado Monagas, ubicada en el Oriente de Venezuela. Es el quinto de cinco hermanos  y sus primeros pasos
 como escritor los inicio siendo columnista de opinión en varios periódicos regionales y con la publicación de cuentos cortos titulados: Guarapiche y los Zamuros. Dentro de su desarrollo profesional, ha  completado estudios de Ingeniería Civil, Coaching, Gerencia General  y otros estudios  vinculados a la ingeniería. Ha desempeñado cargos de relevancias en empresas nacionales y trasnacionales, dentro y fuera de su país natal. Cómo escritor, se inició en la ciudad de Madrid con la publicación de las obras, Como  Pienso y Como Hablo y Prólogos para la Vida.