Desnudos





La peor de las vanidades del hombre es faltarle el respeto a la muerte, pero no solo a su propio deceso, sino a la muerte de su prójimo. Quizás eso es lo que está constituyendo el verdadero Apocalipsis tan profetizado. Quizás ni siquiera lo sabremos con certeza jamás.
Aquí se cuentan todas las miserias que deambulan en las entrañas de toda la gente. Aquí aparece un enviado, un ser gobernado por el Padre Tiempo, un vagabundo en busca del corazón de los hombres desnudos, un alquimista atemporal con una misión repetida a lo largo de los siglos. Y la búsqueda infinita, y la tensión constante de alcanzar a la presa o de ser alcanzado...
Cada sueño será una pesadilla. Cada personaje se tocará la carne viva de todas sus muertes. Cada minuto que pase será una sombra inolvidable. En cada huella deberemos mirarnos una y otra vez nuestros propios dedos.
Acaso seamos nosotros mismos los DESNUDOS de esta historia, o los conversos  desnudadores.
Es este el primer viaje de Salvador Pena. El primero que se haya escrito. Y mientras aquí permanecemos, él sigue andando para juntar los restos de todo lo olvidado.
Detrás de ti, rápido, voltéate. Tal vez te esté buscando...

........................................



Bio:


Daniel Laneri 

nace en Bánfield, provincia de Buenos Aires, en la misma fecha y a la misma hora que el poeta Pablo Neruda, pero en la Argentina del 64. Acaso un sino, vaya uno a saber. Después de cumplir con las consabidas formalidades de la escuela primaria, secundaria y recorrer el ámbito universitario por cuatro carreras sin terminar (porque su vida no tiene por fin el rótulo de “Licenciado”, “Doctor”, o cualquier otra medalla tranquilizadora de conciencias), se lleva las alforjas cargadas del conocimiento necesario para tener en claro su vida como artista. Trabaja durante quince años como empleado de oficina, obrero de una fábrica de ventanas, corredor, empleado bancario y vendedor. Un día, el corazón y la cabeza dicen basta, y entonces, se zambulle de lleno en el riesgo del hambre y las carencias de todo tipo. Es decir, elige vivir como poeta y escritor, a riesgo de todas las humillaciones de quienes juzgan livianamente cuando alguien vive a contracorriente de lo que se supone “correcto”.
En 1988 trabaja como redactor de la revista Metáfora del Arte, de editorial Urano, y participa de la primera antología poética de la misma editorial. Ese mismo año comienza su creación radial Poemúsica, a la que se sucederán otros programas: Lo mejor de la vida (1993/94), El Necio (1994/95 y 98), Copa de versos (1999), La Reconstrucción (2000/02), Argentina Escribe (2003/2007), y su último programa Ser Autor (2015);  pasando por Radio Nacional, Radio El Mundo y Radio Cooperativa, entre otras, siempre en Argentina.
Estudia guión de cine y televisión en SICA, Centro Cultural General San Martín, APTRA y la Escuela Nacional de Cine. En el 95 recibe el premio San Gabriel Homenaje al Cine Argentino por su obra Pantallas, grabada en CD por el Coral Demos. Selecciona y crea textos para las obras corales Manifiestos Populares (premio Bigote de Plata de la Fundación Alfredo Palacios, 1992), Sangre de Pueblo (nominada al premio ACE 1993) –en donde graban poemas suyos el actor Alfredo Alcón y la actriz Inés Estévez- , y Juan Barrientos, herencias del desexilio (doble premio ACE 1994) –donde se graban textos suyos por los actores Miguel Ángel Solá, Juan Leyrado y Virginia Lago, así como el vals “El Baile” por Jairo, Julia Zenko y el violinista Antonio Agri -. En estas obras también actúa como tenor.
En el 95 graba una serie de microprogramas para el ciclo Todo es verso, del canal “Solo tango”, y se publica su poema Carta en verso mayor para madre nocturna en el diario “La República” de Montevideo, Uruguay. Cursa letrística con la poeta Diana Bellessi en SADAIC y colabora con la dirección del Círculo poético Almafuerte.
Obtiene menciones especiales de poesía en el Centro de promoción de las artes y las ciencias (1996), y en la editorial El límite infinito, donde participa de su segunda antología poética (Desde mi esencia, 1997).
Escribe y estrena las obras poético-musicales Ausencias y Esperanzas, Del corazón y los pájaros, Antigüedades y Haciendo el verso.
En el 97 crea y dirige el proyecto cultural Arte Javier Villafañe, en donde produce a artistas de enorme jerarquía como Hamlet Lima Quintana, Suma Paz, Oscar Alem, Rafael Amor, Carmen Guzmán, Chany Suárez, Julio Lacarra, etc., adonde también asisten personalidades como Mercedes Sosa, René Vargas Vera, Manolo Juárez o María Rosa Gallo.
En el 2002 crea el club de escritores Isla Negra y en el 2004 decide crear la editorial Ediciones Argentina Escribe.
En el 2004 también es finalista del premio Continentes, en Oaxaca, México.
En los últimos diez años el autor se ha dedicado a la formación, creando programas de ayuda psico-emocional para las personas, de donde se desprenden sus próximos dos títulos por aparecer. En 2015 se radica en Málaga, desde donde se relanza su carrera, ahora sí, en su “lugar en el mundo”.
Entre sus libros escritos y aún sin editar figuran los poemarios “En primera persona”, “Lunas y Apenas” y “Dame tus Ojos”. Su primer libro publicado “Pájaros del Hambre” y su obra de próxima publicación, “El Libro del Gran Amor”, constituyen un aporte grande a la poesía testimonial hispanoamericana. Actualmente prepara dos ensayos sobre la filosofía de superación del hombre que verán la luz a lo largo de este año.


Aquí aparece “DESNUDOS”, primera novela de la saga de Salvador Pena, un misterioso personaje cuya misión a través del tiempo es recuperar los olvidos de los hombres. Por primera vez en una sola obra se entremezclan y asocian, como una telaraña, dos géneros literarios: La novela y el cuento. La obra es un rompecabezas indisoluble que, una vez leída en su totalidad, le permite al lector abordarla bajo cualquiera de sus dos formas. Es una obra que se recrea a sí misma, como si fuera un círculo mágico sin fin. Su formato la hace distinta, y su contenido argumental recupera el espíritu épico de los grandes clásicos.  Todo lo que es un autor, está en la integridad de su obra. Solo hay que abrir esa puerta y mirar hacia adentro.